Consejos para ahorrar en la factura de la luz al trabajar desde casa

Consejos para ahorrar en la factura de la luz al trabajar desde casa

15/03/2022

El uso continuado de la calefacción o el aire acondicionado es el factor que más dispara nuestra factura de teletrabajo. Los expertos nos dan algunas claves para ahorrar.

El coronavirus ha cambiado los modelos tradicionales de trabajo. Conducir al trabajo ya no es una realidad para muchas personas que ahora trabajan desde casa.

Las consecuencias de trabajar desde casa han arrasado rápidamente con el bolsillo de muchos ciudadanos. En este contexto, ¿qué podemos hacer para ahorrar? Si hubiéramos consultado a un experto hace mucho tiempo, probablemente nos habría dicho que una forma de reducir la factura en casa es activar la discriminación horaria para limitar costes aprovechando la tarifa eléctrica bonificada en horas concretas.

  1. Ajustar el termostato

El uso de la calefacción en invierno y del aire acondicionado en verano son dos puntos que marcan una gran diferencia en la factura de la luz en el despacho de casa. Sobre todo si se utilizan de forma ineficiente. Por ello, es recomendable mantener los locales de trabajo con temperaturas que no superen los 21 °C en invierno y no bajen de los 24 °C en verano.

Además, no olvides que existen alternativas al aire acondicionado eléctrico. Por ejemplo, colocar toldos en verano o cerrar habitaciones en invierno. Si quieres ir más allá, la mejor solución es optimizar el aislamiento térmico de las casas, empezando por las ventanas.

  1. Atención a la tarifa contratada

Si quieres reducir el coste del consumo eléctrico, primero debes informarte sobre la tarifa y el servicio contratado. En general y aunque los precios y condiciones dependen de las empresas y la normativa de cada país, es recomendable elegir la compañía de luz más barata y adaptar el servicio a las necesidades de cada uno.

  1. Mejorar el uso de los dispositivos

El uso adecuado de los dispositivos electrónicos también ayuda a reducir las facturas de electricidad. Una computadora portátil usa un 50% menos de energía que una computadora de escritorio. Evitar que los dispositivos entren en suspensión reduce el consumo de energía hasta en un 10 %. Por lo tanto, es mejor tenerlos solo cuando los necesite e intentar cargarlos durante las horas en que los costos son más bajos.

  1. Establece un horarios

Una de las principales ventajas de trabajar desde casa es la flexibilidad. Si pasa más tiempo en casa, puede hacer sus tareas en momentos en que la electricidad es más barata. La lavadora, el lavavajillas o el horno están entre los electrodomésticos que más consumen y cuyo funcionamiento hay que optimizar. Otro buen consejo es no trabajar más de lo esperado y apagar la computadora al final del día. Y en general, maneje los dispositivos con responsabilidad.

  1. Contrata la potencia eléctrica que necesitas

Elegir las tarifas que mejor se adaptan a la jornada laboral, a las actividades y sobre todo a la potencia requerida ahorra energía. Para calcular la potencia eléctrica que necesitas, simplemente suma el consumo de los electrodomésticos que tienes en tu casa.

Tan pronto como tenga esta información disponible se debe solicitar al proveedor de energía que reduzca o aumente la potencia. Esto permite ajustar el consumo en la factura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

ME IMPORTA TU PRIVACIDAD: Mi web y mis socios almacenamos y accedemos a información en un dispositivo (como cookies) y procesamos datos personales (como identificadores únicos y otros datos del dispositivo) para contenido personalizado, medición, conocimiento de audiencia. Con su consentimiento, yo y mis socios podemos usar datos precisos de geolocalización e identificación a través de escaneo del dispositivo. Puede cambiar su elección en cualquier momento en nuestro centro de privacidad. Política de Privacidad